El rol de América Latina y el Caribe en la Iniciativa de la Franja y la Ruta

0
158

Las relaciones entre China y América Latina y el Caribe (ALC) han transitado por diferentes fases de desarrollo –de mayor o menor afinidad en términos económicos y socio-políticos– desde la conformación de la República Popular China en 1949. Sin embargo, puede afirmarse que las vinculaciones diplomáticas y políticas comenzaron a profundizarse recién a partir de 1978, tras las reformas impulsadas por Deng Xiaoping y la apertura de la economía china a las corrientes del comercio internacional. A partir de las reformas, comenzarían a fortalecerse los vínculos bilaterales con los diferentes países de ALC, dando pie a la construcción de relaciones de cooperación estratégica durante la década de los 90. Estas prefigurarían la actual fase de relaciones, caracterizada por la intensificación de los lazos políticos, económicos, comerciales y culturales a niveles históricos. Dando así pie a relaciones estratégicas no solo en términos bilaterales sino también con referencia a la relación de China con la región en general. En ese sentido, China comparte una serie de intereses recíprocos con ALC y considera actualmente a la región como estratégica para su modelo de desarrollo de ascenso pacífico con aspiraciones globales. Esto ha conducido recientemente a China a desarrollar una política específica hacia ALC que se sustenta principalmente en el área comercial y –un peldaño más abajo– de las inversiones; pero que no se limita sólo a ellas, sino que aborda además los ámbitos político, social y cultural

Ver publicación aquí: