Financia con derechos: Crece el interés por la inversión en bioeconomía en la Amazonía

0
95

Por: Alejandra Alegre, Especialista del Programa Amazonía, Derecho, Ambiente y Recursos Naturales – DAR.

A comienzos de mayo se llevaron a cabo distintos espacios de diálogo entre diferentes organizaciones miembros de la sociedad civil y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID). El objetivo planteado de estos espacios llamados “Hablemos de la Amazonía” fue recoger las opiniones de organizaciones de sociedad civil, pueblos indígenas, grupos de mujeres, donantes, entre otros, sobre las perspectivas, preocupaciones y visión hacia futuro de la Amazonía y, también, presentar los planes del BID para desarrollar distintos fondos relacionados a la promoción de capital privado en la bioeconomía. ¿Qué significa esto para los pueblos de la Cuenca Amazónica?

El interés por la bioeconomía

El concepto de bioeconomía no es nuevo para el BID. Desde el año pasado, el Banco ha presentado, en distintas declaratorias, su interés para trabajar en este sector, definiendo la bioeconomía como aquellos diversos sectores económicos y cadenas de valor que trabajan bajo el paradigma de mantener o aumentar el capital natural en el que se centran, en lugar de alterarlo, devaluarlo y agotarlo[i].

La voluntad política mostrada por el Banco de concretar proyectos de inversión en bioeconomía se da en el marco del Pacto de Leticia, el cual fue firmado por distintos países de la región en el año 2019, con el objetivo de promover la conservación y el desarrollo sostenible de la Amazonía. Es así como, en la declaración firmada por los países miembros[ii] del Pacto en agosto de 2020, se solicita que el BID en coordinación con los funcionarios de los países amazónicos, establezca y gestione una iniciativa con distintos fondos para lograr esto.

En ese sentido, se puede encontrar la aprobación del Fondo Semilla de 20 millones de dólares[iii], ya discutido previamente[iv] que tiene dentro de sus cuatro áreas prioritarias la agricultura sostenible, la ganadería y el manejo forestal; así como la promoción de salud, educación y empleo; el desarrollo de infraestructura y ciudades sostenibles; y, finalmente, la inversión en bioeconomía.

Asimismo, de acuerdo con la declaración DE-21/21[v] publicada en la página oficial del BID, actualmente se encuentran realizando distintas gestiones para crear distintos fondos que complementen el Fondo Semilla y que se enfoquen en atraer capital que financie de manera exclusiva programas y operaciones en las áreas temáticas de la bioeconomía y la gestión sostenible de agricultura, ganadería y bosques. La creación de dichos fondos se encuentra todavía en sus primeras etapas de construcción y están sujetos a la aprobación del directorio ejecutivo del Banco.

Espacios de diálogo “Hablemos de la Amazonía”

Como se mencionó previamente, en las reuniones convocadas llamadas “Hablemos de la Amazonía”, el BID volvió a mencionar su interés por la creación de fondos exclusivos para el sector de bioeconomía. Estos fondos se encuentran aún en una primera etapa siendo los primeros avances de la propuesta los presentados a la sociedad civil en las reuniones de diálogo. En ellas, los representantes del BID mencionaron que el objetivo del fondo presentado es Movilizar la inversión privada en bio-negocios y en la gestión de los bosques proporcionando financiación e incentivos para promover la valoración del capital natural y de los activos forestales sostenibles en los mercados de Brasil, Bolivia, Colombia, Ecuador, Guyana, Perú y Surinam. Y que, para lograr dicho objetivo, el fondo tendría los siguientes tres componentes:

  • Préstamos y subsidios a la inversión para el desarrollo y supervisión de bionegocios, incluyendo herramientas para conectar bionegocios con actores relevantes y mejorar el entorno institucional y regulatorio del sector.
  • Apoyo a la estructuración de bonos verdes, incluida la cooperación técnica para estructurar estos bonos y que puedan ser emitidos por los países participantes, así como la cobertura de primera pérdida.
  • Promoción de mecanismos de inclusión de grupos minoritarios, incluyendo mujeres, organizaciones indígenas de la Amazonía y otras comunidades locales involucradas en bionegocios. También se incluye servicios de asesoría general para la cooperación técnica.

Después de la presentación del futuro fondo, se buscó que los participantes compartan sus consultas sobre la propuesta y sus primeras impresiones, así como los desafíos que se enfrentan actualmente en la Amazonía y propuestas relacionadas a la bioeconomía. La metodología utilizada durante las reuniones se basó en la recolección de opiniones, por lo que se abrió el micrófono para que los participantes cuenten sus experiencias; sin embargo, no hubo una devolución ni respuesta a las dudas inmediatas a los temas planteados[i].

Por último, las reuniones culminaron con el mensaje de la representante del BID, resaltando el interés de utilizar lo recolectado para plantear mecanismos que ayuden a la inclusión de los beneficiarios del fondo en el proceso de formación de este y que se trataría de un proceso de largo plazo.

[i] Una consulta que se repitió en varias intervenciones por parte de las organizaciones indígenas era mayor claridad alrededor de qué actividades o tipo de proyectos específicos estarían financiadas por el fondo presentado. Asimismo, se preguntó por cuáles serían las actividades que se llevarían a cabo para la elaboración de la propuesta y qué otros espacios de conversación serían instaurados. No obstante, los representantes del BID no dieron una respuesta directa a ambas preguntas, argumentando que se encuentran aún en una primera etapa.

Descargar (PDF, 614KB)