Gobierno ecuatoriano remediará daños ambientales ocasionados por Chevron

0
387

Fuente: Sputniknews

MONTEVIDEO (Sputnik) — El Gobierno de Ecuador afirmó que este año asumirá la responsabilidad de remediar los daños ambientales que fueron ocasionados en la Amazonía por la petrolera Texaco, más tarde adquirida por Chevron, informó la prensa local.

“Hace un par de semanas recibimos la autorización de la justicia nacional; además tenemos el dictamen favorable de la Procuraduría. La remediación iniciará este año”, dijo el ministro de Energía y Recursos Naturales no Renovables, Carlos Pérez en una rendición de cuentas, informó el diario La Hora.

La petrolera estadounidense fue acusada por habitantes amazónicos de Ecuador de contaminar el ambiente utilizando técnicas obsoletas para la explotación del petróleo, de verter a los ríos petróleo y sustancias contaminantes, de arrojar crudo, aguas y lodos tóxicos en piscinas abiertas en medio de la selva, además de lanzar a la atmósfera gases contaminantes.Luego de más de 25 años, la justicia ecuatoriana sentenció en 2011 a Chevron a pagar 9.500 millones de dólares por los daños que ocasionó al ambiente la petrolera Texaco durante su operaciones en Ecuador entre 1964 y 1992 en las provincias amazónicas de Sucumbíos y Orellana (noreste).

Chevron heredó el problema legal al adquirir Texaco en 2001.

Pérez sostuvo que la decisión de remediar los daños ambientales causados por Chevron fue tomada por el presidente Lenín Moreno.

“Chevron es causante de la muerte de más de 200 personas en la Amazonía ecuatoriana, de la extinción de dos pueblos indígenas y de la contaminación de más de 500.000 hectáreas de la selva tropical. Es una de las peores violaciones a los derechos humanos que han ocurrido en el mundo”, afirmó el martes la Unión de Afectados por Chevron –Texaco en un video publicado en su página de Twitter.Uno de los argumentos básicos de la defensa de Chevron fue que en 1998, luego de un cuestionado programa de remediación de 40 millones de dólares basado en un acuerdo de 1995 entre Texaco y la estatal Petroecuador, el Gobierno ecuatoriano liberó a Texaco y a sus compañías filiales de cualquier reclamo y responsabilidad con respecto a los esfuerzos de limpieza.

Los demandantes sostienen que el acuerdo no liberó a la empresa de litigios de terceros.