Países instan a una pronta ratificación del Acuerdo de Escazú sobre acceso a la información, participación pública y justicia en asuntos ambientales

0
383

Fuente: Cepal.org

Autoridades y expertos reiteraron su importancia para la democracia ambiental de la región en taller realizado durante el Foro de los Países de América Latina sobre el Desarrollo Sostenible 2019.

Autoridades de varios países y representantes de organizaciones internacionales y de la sociedad civil instaron hoy a una pronta ratificación del Acuerdo de Escazú sobre acceso a la información, la participación pública y el acceso a la justicia en asuntos ambientales, durante un taller de alto nivel realizado en la sede de la CEPAL en Santiago, Chile, como parte de la tercera reunión del Foro de los Países de América Latina y el Caribe sobre el Desarrollo Sostenible.

El “Taller Regional sobre avances y desafíos en la implementación del Acuerdo de Escazú en América Latina y el Caribe: hacia una pronta entrada en vigor”, organizado conjuntamente por la CEPAL y el Gobierno de Costa Rica, fue inaugurado por Alicia Bárcena, Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL); Norman Lizano, Jefe de Asuntos Multilaterales de la Dirección General de Política Exterior del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto de Costa Rica; Sergio Bergman, Secretario de Gobierno de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación Argentina; Gale T. C. Rigobert, Ministra de Educación, Innovación, Relaciones de Género y Desarrollo Sostenible de Santa Lucía; y Andrea Sanhueza, representante electa del Público en el Acuerdo de Escazú. Como invitado de honor participó también Luis Alfonso de Alba, Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Cumbre sobre el Clima 2019.

En sus palabras de apertura, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL, Alicia Bárcena, señaló que 2019 será un año de particular relevancia para el multilateralismo, debido a la realización de varias conferencias internacionales de gran importancia, entre ellas el Foro Político de Alto Nivel de las Naciones Unidas, la Cumbre sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible a nivel de Jefes de Estado y de Gobierno, la Cumbre sobre el Clima y la revisión de la Trayectoria de Samoa de los pequeños Estados insulares en desarrollo (todas en Nueva York, en septiembre).

En este contexto, indicó que el Acuerdo de Escazú adquiere todavía mayor trascendencia como catalizador de la Agenda 2030 y de la acción climática. El tratado, que fue abierto a la firma de todos los países de América Latina y el Caribe el 27 de septiembre de 2018 en el marco de la Asamblea General de las Naciones Unidas, ya ha sido firmado hasta el momento por 16 naciones (Antigua y Barbuda, Argentina, Bolivia, Brasil, Costa Rica, Ecuador, Guatemala, Guyana, Haití, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Santa Lucía y Uruguay) y ratificado por una (Guyana, el 18 de abril recién pasado).

“El Acuerdo de Escazú es un acuerdo ciudadano, hecho por y para las personas. Reconoce y desarrolla derechos democráticos fundamentales y coloca a la igualdad en el centro del desarrollo, buscando incorporar a todos los sectores de nuestra sociedad para afrontar desafíos ambientales de tal magnitud como el cambio climático, los desastres naturales, la desertificación o la pérdida de biodiversidad”, declaró Bárcena.

“Además, es el primer tratado en el mundo que protege los derechos humanos de los activistas ambientales. En la CEPAL nos sentimos profundamente orgullosos y comprometidos con este Acuerdo y les seguiremos acompañando en los procesos de firma y ratificación, con la aspiración de una pronta entrada en vigor e implementación”, dijo la alta funcionaria de las Naciones Unidas a las delegaciones presentes.

En la sesión, la Secretaria Ejecutiva de la CEPAL felicitó también a Guyana por convertirse en el primer país de la región en ratificar el Acuerdo de Escazú, lo que fue acompañado por una ronda de aplausos de los asistentes.

Norman Lizano, de la Cancillería de Costa Rica, declaró que su país está firmemente comprometido con el Acuerdo, su ratificación y su pronta entrada en vigor. “La contribución del Acuerdo de Escazú al multilateralismo se manifiesta en la vinculación que realiza entre el medio ambiente y los derechos humanos. Ahora el mundo entero nos está observando, atentos a cómo avanzamos en su ratificación”, indicó el embajador.

En tanto, Sergio Bergman informó que Argentina se encuentra precisamente en el trámite del proceso de ratificación del tratado, lo que espera suceda en el corto plazo. “Este Acuerdo garantiza un estándar de derechos humanos. No se trata simplemente de vincular el medio ambiente y el desarrollo sostenible a los derechos humanos, sino que es una muestra de que ambos están juntos, no pueden ser separados”, dijo.

La Ministra de Santa Lucía Gale T. C. Rigobert felicitó también a Guyana por la ratificación del Acuerdo, y a todos los países del Caribe por estar siempre a la vanguardia de su proceso de firma y ratificación. Sin embargo, insistió en que es necesario asegurar una rápida y efectiva diseminación de su importancia entre todo el público. “Nosotros nos comprometemos a seguir insistiendo para que todas nuestras instituciones tomen conciencia de sus cláusulas y disposiciones”, indicó.

Por su parte, Andrea Sanhueza reafirmó la importancia del Acuerdo como “un logro común de todos los ciudadanos” y llamó a instalar un diálogo multiactor para desarrollar los mecanismos de gobernanza que permitan llevarlo a cabo efectivamente. “El Acuerdo de Escazú es un compromiso político de largo plazo y nosotros como público vamos a seguir trabajando por el medio ambiente y los derechos humanos”, declaró Sanhueza.

Finalmente, el Enviado Especial del Secretario General de la ONU, Luis Alfonso de Alba, hizo un llamado a todos los sectores involucrados a reconocer la urgente necesidad de pasar a la acción -con medidas conccretas, más allá de las declaraciones- para afrontar los desafíos que nos presenta el cambio climático. “Para revertir el deterioro actual se requiere multiplicar las acciones exponencialmente, incluso en más de 200 o 300 por ciento. Debemos cambiar el enfoque e incluir a todos los actores en la próxima Cumbre sobre el Clima, y en particular a la sociedad civil y al sector privado. Si no aunamos esfuerzos no podremos alcanzar las metas planteadas”, advirtió