Un fondo para la Amazonía sin la visión de los pueblos amazónicos

0
494

Por: Denisse Linares,Especialista del Programa Amazonía Derecho, Ambiente y Recursos Naturales – DAR.

La Asamblea de Gobernadores del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) realizado el 31 de marzo de este año trajo noticias para la Amazonía. Clever-Clarone anunció la aprobación de un Fondo Semilla[i] de 20 millones de dólares con una proyección de cinco años, siendo uno de los fondos más grandes dirigidos a los países que integran la Cuenca Amazónica.

  1. Antecedentes políticos al Fondo: El Pacto de Leticia.

El Fondo Semilla es una respuesta del BID a una de las solicitudes realizadas en el marco de la firma del Pacto de Leticia el cual se llevó a cabo en el 2019, y donde participaron los presidentes (de ese entonces) de Colombia, Perú, Bolivia, Ecuador, Brasil, Surinam y Guyana. Dicho Pacto propone ser más eficiente que el Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA) de 1978.

El Pacto tiene como propósitos: “generar respuestas conjuntas ante desastres que se puedan presentar en cualquier país; fortalecer el accionar regional para enfrentar presiones como la deforestación, la tala selectiva y la explotación ilícita de minerales, y avanzar en la generación de conocimiento científico para tomar las mejores decisiones para la protección de la Amazonía”.

Sin embargo, el Pacto no propone nuevas o mejores medidas con relación al OTCA, el cual, dicho sea de paso, es el único tratado regional que integra a todos los países de la Amazonía. De acuerdo con algunos analistas la iniciativa para Leticia no solo tiene un carácter técnico para enfrentar los problemas ambientales de la Amazonía, sino también político. Según Nicolas Boeglin, “Leticia también fue una oportunidad para evadir el pedido de Nicolás Maduro de tener una reunión presidencial en el marco de la Organización del Tratado de Cooperación Amazónica (OTCA)”.

Leer artículo completo:

Descargar (PDF, 317KB)