Tras el fallo, Bolivia decide acelerar el tren bioceánico y mira a puerto Busch para llegar al mar

0
127

Fuente: La Razón

El ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Guarachi; el expresidente Jaime Paz Zamora y el sector de los empresarios privados de Bolivia plantearon reforzar el comercio exterior de Bolivia por esas vías para dejar de depender de los puertos chilenos.

La Paz•

Un día después del fallo adverso de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima, el presidente Evo Morales anunció que se acelerará la concreción del proyecto de tren bioceánico que busca unir los puertos de Ilo, en Perú, y de Santos, en Brasil, a través de Bolivia. En ese marco, reveló que tiene además avanzado el plan para reactivar el uso de la Hidrovía Paraguay-Paraná para no depender de los puertos chilenos.

El mandatario boliviano brindó una conferencia de prensa al mediodía de este martes tras su llegada de La Haya, Holanda, donde viajó el fin de semana para recibir el veredicto que, dijo, lo dejó “sorprendido” a tal grado que hasta desconfió de la imparcialidad de la CIJ tras hallar “contradicciones” en su decisión.

“Ahora vamos a acelerar, con esta mala experiencia en la CIJ, el tren bioceánico. Salida hacia el Atlántico por puerto Santos y al Pacífico por puerto Ilo. Pero además vamos a acelerar, quiero que sepan, hermanas ya hermanos, ya estamos con proyectos avanzados para acelerar puerto Busch”, desveló. No obstante aclaró, como lo hizo tras el dictamen, que “Bolivia nunca va a renunciar al retorno al mar”.

El proyecto ferroviario es alentado por Bolivia para, precisamente, tener alternativas de acceso al mar, salida que le fue cercenada por Chile en 1879 tras una invasión y guerra.

En ese marco, Morales dijo que ordenó una “profunda investigación” sobre la afectación económica que representa no contar con salida al mar y las trabas al libre tránsito del comercio exterior boliviano.

Bolivia acudió a la CIJ en busca de un fallo que obligue a Chile a negociar un acceso soberano al Pacífico, un pedido que le fue denegado el lunes por 12 votos contra tres y que motivó la algarabía en el país trasandino.

En ese marco, cuestionó que “algunas autoridades, exautoridades, siempre nos hayan mirado de arriba, nos hayan humillado, nos han ofendido y nunca nos han considerado como pueblo vecino, como hermanos”.

Pero el plan del presidente Morales de mirar otras opciones para el comercio exterior ya había sido exteriorizado por el ejecutivo de la Central Obrera Boliviana (COB), Juan Carlos Huarachi, quien se refirió al asunto luego de reunirse con el presidente Morales minutos después de su llegada al país.

El dirigente sindical cuestionó el veredicto final del más importante tribunal de justicia del mundo respecto de la centenaria causa y aseguró que Bolivia, en suma, “no ha perdido nada”.

Así, esbozó el nuevo horizonte que debe seguir el país para llegar al mar “sin renunciar” al derecho que tiene de retornar a las costas del Pacífico.

“Al mismo tiempo hay que buscar algunas alternativas ya en el escenario de Bolivia, las salidas (al mar) que pueden ser una alternativa. Puerto Ilo, puerto Busch para preservar el crecimiento económico del país”, sostuvo.

Una similar propuesta fue planteada horas después por el expresidente Jaime Paz Zamora, quien destacó la estratégica posición geopolítica del país que le permitiría ser articulador entre los océanos Pacífico y Atlántico.

“Eso depende de nosotros, de cómo podemos cumplir nuestra vocación de un país trasatlántico. Bolivia está en el hueso duro de Sudamérica y de ahí abrimos (los brazos) hacia el Atlántico y encontramos la cuenca del río de La Plata, río Paraguay – Paraná, Puerto Busch; y abrimos hacia el otro lado y nos encontramos con los hermanos de Chile con quienes hemos tenido esta encrucijada, pero también está Ilo esperándonos sobre el Pacífico”, sostuvo.

El exmandatario aseguró que “de ninguna manera tenemos que tomar como derrota” el fallo de la CIJ y que Bolivia tiene toda la firmeza para ser un gran país y reveló que le planteó a Morales “proponerle” a Perú “un gran emprendimiento binacional, un mega puerto entre Ilo y los otros puertos del sur del Perú, (como) Matarani”.

La idea también fue respaldada por sectores del empresariado privado boliviano que ven esas dos vías como las más viables para dejar de depender de las terminales chilenas de Arica, Antofagasta e Iquique, reportó el matutino El Diario.

“Hemos avanzado sobre Ilo y estamos confiados en que se tiene que revitalizar la ruta Ichilo – Mamoré, para salir hacia el Atlántico y fortalecer puerto Busch, como una alternativa muy clara y concreta para el comercio boliviano, empleando la hidrovía”, reflexionó Rodríguez”, señaló el gerente del Instituto Boliviano de Comercio Exterior (IBCE), Gary Rodríguez.

Un criterio similar apuntaló el presidente de la Federación de Empresarios Privados de Cochabamba, Javier Bellot.